Etapas de Tratamiento

 

El labio y paladar hendido se tratan desde diferentes frentes como son la cirugía maxilofacial, la cirugía plástica, la cirugía maxilofacial, la ortodoncia, etc. Pero todo esto depende de la gravedad del problema y el tratamiento que requiera.

Ahora bien, la cirugía se realiza a los 3 meses o cinco kilos de peso; y esto significa el cierre de labio; aproximadamente al año, se hace la cirugía para cerrar el paladar. Más adelante la cirugía faríngea para ayudar con el lenguaje. Si se requiere, más adelante con la edad y desarrollo del niño se procedería con algunas cirugías más que requieriera, principalmente para la nariz.

Los médicos que realicen este tratamiento debe entender el padecimiento para poder atender al niño de forma adecuada; este grupo está conformado generalmente por el cirujano plástico, ortodoncistas, pediatras, y terapistas del lenguaje.

Al nacer

Los bebés que son propensos de nacer con este defecto son bebés hijos de padres que tienen el mismo defecto. El riesgo de nacer con labio y paladar hendido es del 10 al 17%. Los problemas que pueden encontrar los bebés al nacer es en su alimentación, pues requiere de biberones especiales y se debe evitar acostarlos al darles de comer pues pueden tener problemas al introducirse a su cavidad nasal.

En el caso de tener paladar hendido, se pueden presentar problemas de oído por la estrecha comunicación que tienen las vías respiratorias con el oído.

Nutrición

Los bebés que tienen labio y paladar hendido pueden ser alimentados como cualquier otro bebé. Aunque en muchos casos, dependiendo la complejidad del problema o anomalía es que pueden necesitar tetinas especiales que pueden exprimirse si el bebé tiene problemas al succionar la leche de la madre. También hay placas desmontables se colocan a modo de paladar del bebé para ayudarlo a su alimentación y evitar que estos se ingieran o introduzcan por conductos respiratorios.

Dental

Los niños que presentan diagnóstico con labio y paladar hendido presentan problemas dentales muy específicos que se relacionan directamente con la deformación; por ejemplo los dientes pueden tener un a forma incorrecta, una posición inadecuada o incluso la ausencia de estos. Es por esto de la importancia de los ortodoncistas en todo este proceso del tratamiento.

Comúnmente los dientes más afectados son los incisivos superiores, los que están más cerca de la hendidura del labio y/o paladar.

Cirugía

A los bebés que presentan labio y paladar hendido se les realiza la cirugía a los tres meses de edad; y el objetivo es cerrar la fisura con una cicatriz mínima, y la cirugía del paladar consiste en cerrar la hendidura del paladar y pueda comer, beber y hablar con normalidad. Al año de edad aproximadamente, que el niño ya puede hablar, la endidura ya ha sido cerrada.

El labio y la nariz generalmente requieren de más cirugías conforme la cara del niño va creciendo y el niño llega a una edad madura. Pero para que la apariencia y el habla sean normales en el niño, es necesario efectuar esta cirugía.